lunes, 15 de abril de 2013

Melancolías de moda. Los más tontos de su edad. Saturday "kids"

Desde hace un tiempo, idiotas de treinta a cuarenta años, han puesto la extraña y demodé sensación de mitificar chorradas de su infancia y juventud que coinciden con los años ochenta.
Se sienten arrastrados por ese infame revival de los ochenta y noventa creado en alguna esquina neoyorkina, taller de costura de Amsterdam o reservado VIP de discoteca berlinesa.

Siento hacia ellos un asco profundo, un desprecio infinito y una repulsión incontrolable.
Me encantaría hundir mi puño en su cara, sin distinción de género para después chupar mis nudillos mientras lloran en el suelo. Su estupidez, infantilismo y esnobismo prefabricado han dado rienda suelta a infinidad de blogs que nos hacen recordar de una manera latente, lo idiotas que eramos en nuestra juventud, que perdura en nuestra madurez pesada y sin rumbo refugiándonos en dibujos animados de la época, canciones, maneras de vestir, repostería que comíamos a la hora del desayuno y el olor a nuevo de nuestros libros textos.

Esa generación del cigarrito, "peloti" y pelotazo, siente que eran más modestos, conformados, apañados, pillos, astutos e imaginativos. Un torrente de cachivaches sentimentaloides que tarugos, payasas y vagos, utilizan para esconder sus frustraciones, minusvalías mentales y tendencias sexuales que a ellos, y sólo a ellos, les cuesta cargar en pleno siglo XXI.

El "Un, dos, tres...", los playmobil, Chanquete, una Pantera Rosa y demás papanatadas de la época han cautivado a una generación pamplinera, sin base ni poso y que vive del pasado protestando cada domingo en el presente. Siguen en sus ochenta, noventa, sus Curros, sus Cobis, su Cometa Blanca y sus Autos locos.
Han contagiado con sus "peterpanismos" a un país con sus "Sí, se puede", con sus pancartas muy maqueadas por ese curso hecho en Londres de "cortapega" de pastel y sus slogans caducos con métrica de facultad de publicidad para drogadictos baratillos y prostitutas frustradas.

El tomar el pasado para hacer mejor el presente es un síntoma de inmadurez, cobardía y pocas ganas de mirarse a un espejo en cual, deben de mirarse ancianos, niños y cincuentones sin curro. El circo que han montado estos hijos de la gran puta es una burla obscena hacia los suyos, la sociedad y la tendencia naif de sus intenciones de telefilm de domingo por la tarde. Nadie se ha sentado a decirles la verdad, no su verdad lejana y desocupada de Pipi Lastrum.

Los cambios, la reponsabilidad y el compromiso de futuro están en manos de tíos con los cojones negrillos y mujeres con patas de gallo y estrías que viven en un "Planeta Imaginario" no apto para cardiacos como yo.
Nunca una nación corrió tanto peligro como la nuestra al depositar la confianza y el cambio en manos de tontos con la camiseta de Alfredo Landa o esperpénticas señoras que ven la vida con las gafas de una azafata del "Un, dos tres..."

La protesta y la causa, está perdida y en lugar de aprender a cargar un arma, bombas caseras y el arte de la revuelta popular, cantan canciones de Alaska y vuelven a pisar los santuarios de las viejas causas con sus pantalones pitillos y sus auriculares made in "Dama de Elche"...

Malditos hijos de puta, desearía tener 80 años para poder escupiros a la cara...


8 comentarios:

fiona dijo...

Hostia, MrM, menuda etiqueta más cultureta, jajajajajajjajaj, parece el nombre de una tesis.

Todas las épocas tienen cosas buenas y no veo mal que algunas de ellas se recuerden con simpatía e incluso con nostalgia, ahora, lo de vivir anclado en el pasado, o esa gente que dice "yo es que debería haber nacido en los 60"...buag.

Pero no te lleves disgusto, hombre, cuando quieras te paso por whatssap la canción de las mamachicho...JAJAJAJAJAJ.

1besico!

Tripi dijo...

Estaba leyendo el post y todo el rato me decía "como se meta con El Coche Fantástico o con David Hasselhoff (reverencia) me lo follo".

Por suerte, tu satánico discurso en contra de los ochenta (o más bien en contra de los subnormales que van de ochenteros-vintage-ayqueguay) no apuñala al más grande actor y sin duda uno de los mejores cantantes de la historia, mi querídisimo Hasselhoff (reverencia).

Ten en cuenta que como tú eres un mozuelo jovencillo de la quinta del ácido, no pudiste disfrutar a fondo el porno de esa época dorada (Paul Thomas, Ginger Lynn, Tom Byron, Kascha, Ron Jeremy, Amber Lynn, Andrew Reed, etc.), género en el que predominaban los pecholobos y los coños peludos como osos pardos (y si hubieses visto al Michel hacerse pajas como un caballo desbocado mirando esas pelis te aseguro que ese recuerdo no se te borraría de la mente).

Sí, ya sé que mi razonamiento se aleja mucho del contenido de tu post, pero es que es oír el palabro "ochentero" y automáticamente inflarme, pillar mi cazadora de imitación cuero negro a lo Hasselhoff (reverencia), ponerme mi reloj Cassio traído de contrabando de Canarias, encenderme un pitillo tres carabelas, prepararme un cubalibre de Jotabé con cocacola, meter en el coche el casette de Modern Talking y salir a dar un voltio en busca de un par de guiris guarras a las que, con un poco de suerte, meterles el dedo en el coño.

Oh, los ochenta...

Un saludo, perro.

Ps.- Además, en los ochenta no había moracos, o al menos estaban todos retozándose en la Meca sin tocarnos los cojones.

David dijo...

Jajaja...Fiona tiene razón con lo de la etiqueta.
mmm...pues quitando que ya sabes que yo soy más de vive y deja vivir y que toda esa mala leche que empieza en el segundo párrafo como que me sobra, la verdad es que opino parecido.
Todo ese rollo que me ha llegado a veces en power point en plan "nosotros no teníamos play, y jugábamos a las chapas y..." y chorradas de ese tipo, pues siempre me ha dado por pensar que la siguiente generación dirá "nosotros teníamos play..." comparándose con la de sus hijos que tendrá mucho más (hablamos de aquí)...aunque bueno, viendo cómo viene el panorama, igual va a tener mucho menos y más crudo.
En fin... Tengo un amigo que me dijo que tenía no sé qué libro de citas y que era divertdísimo porque en todas las épocas, ya desde la Grecia Clásica habías citas en contra de la juventud en plan "estos jóvenes"... y sobre otros temas, lo mismo. Así que supongo que es cuestión generacional. Me encantaría participar de ese rollo nostálgico, pero como en realidad me tiran más otras épocas que no son las que viví...y solamente en sus aspectos culturales...siempre he pensado que no es que antes o antiguamente no hubiera tanta mierda como la que sale en los medios...lo único que pasa es que ahora se ve más.

Un saludito.

David dijo...

Joder, lo de Tripi con Maikel Naik es tremendo (jaja)...

Angel dijo...

"...no hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamas sucedio..."
Ya lo dijo el gran Sabina...los 80 fueron una mierda, llenas de productos de mierda como los 70 y los 00 y...
Toda etapa pasada está conformada por cosas buenas y malas...el problema es cuando una banda de tontos reivindican lo que consideraban bueno de aquellos momentos sin reflexionar seriamente sobre si de verdad es bueno...cuántas veces nos hemos parado a ver alguna película que nos pareció la hostia y ahora el tiempo nos dice que es una puta mierda!

Mr. Lombreeze dijo...

Súper post, lo mismo que el pasado de la Champions.

¿Sabes a quién odio yo todavía más que a los mitificadores?, a los desmitificadores. Todos esos mongolos que se hacen los graciosos con lo de que si Espinete iba desnudo, Epi y Blas eran gays, Pedro se follaba a Heidi, etc, etc. Mecagoensusmuelas. Qué infancia más triste han tenido. Cuando oigo la música de Heidi y se me saltan las lágrimas. Yo aspiro, como dice Ernesto Sevilla, a decirle a la siguiente generación, la de la post crisis: "Nosotros teníamos de todo, ¡de todo!. Y vosotros no tenéis nada, ¡de nada!."

charlie furilo dijo...

¡Coño maño! Esto se avisa! Me alegro que hayas vuelto. Suerte en tu nueva andadura por la blogosfera. Veo que sigues en forma, repartiendo hostias y mala baba a diestro y siniestro jajajaja!!! Me gusta...

Tripi dijo...

3-2 juaaaaaaaaaaa¡¡¡